EL MONSTRUO

Por Daniel Spinato

 

Llámese la parte oscura, la maldad, el componente ying, o cualquier nombre que represente lo tenebroso, pero lo cierto es que todos, sin excepción tenemos un monstruo adentro de nosotros mismos.

Cuánto lo dominamos, cuánto lo tenemos sujeto sin que pueda dar rienda suelta a sus instintos es el único y auténtico desafío.

¿Qué cara tiene nuestro monstruo interior?, ¿de qué se alimenta?, ¿con qué se regodea más?, ¿quién gana la batalla diaria?

Por ingenuidad, por hipocresía o por simple cinismo creemos ver el monstruo que habita en los demás, pero pocas veces reconocemos, dándole la debida entidad, al ser anómalo y desviado que llevamos dentro.

¿Cómo?, que tu no lo tienes?, permíteme esbozar una sonrisa, busca bien en tu interior, y… ¡cuidado con lo que descubres! porque quizás no te guste lo que encuentres, y si llega el momento, no te desanimes, míralo a los ojos, y dile con determinación, que jamás permitirás que tome las riendas de tu vida.

Artículos Relacionados