LAS HORAS NEGRAS

Por Daniel Spinato

 

Abrumadora calma de esas lánguidas agujas

que indiferentes giran en su ergástula de metal,

es el tiempo que horada mi cabeza en

cada tic tac que retumba como mil

corceles al galope …desbocados.

Son las horas negras de mis noches

incompletas, de lámparas y ventanas,

de paisajes apenas imaginados.

Manecillas lentas de pereza inconmensurable

apuren su tarea antes que la negrura del

tiempo me atrape y ya no pueda

ver la luz del sol.

Artículos Relacionados